Uno de los terroristas islamistas dejó una carta de despedida pidiendo "perdón"

Según manifestaron sus familiares, Said Aallaa, uno de los jóvenes abatido en Cambrils, se encontraba almorzando en su casa de la localidad gerundense de Ripoll cuando recibió la llamada de un amigo y desde ese momento nada se supo de él hasta la noticia del atentado, que lo reconocía como uno de lo terroristas muertos. 

Al llegar al domicilio para buscar elementos de prueba, los Mossos d'Esquadra encontraron varios teléfonos móviles, computadoras y una cartaEl escrito estaba en uno de los cajones de la habitación del chico, estaba dirigida a sus padres y sabía lo que iba a suceder aquel jueves por la noche. Un mosso la cogió y la leyó en voz alta delante de todos los presentes para que quedara constancia. La misiva dice: "Pido perdón a las personas que pueda hacer daño estos días. Muchas gracias por todo lo que me habéis dado". Una despedida por la que los Mossos, al ser preguntados por la misma, han preferido guardar silencio.

Tal como publica un medio español, en el operativo, también se llevaron pertenencias de Mohammed Aallaa, hermano de Said, que se había entregado previamente. Éste era el propietario del Audi A3 con el que los cinco jóvenes recorrieron los 140 kilómetros para llegar a Cambrils a ejecutar el atentado.

Fuentes presenciales en el registro aseguran que «cuando varios agentes sacaron de la casa a Mohammed, el padre ni le miró a la cara cuando éste pasó por su lado. Estaba como avergonzado. Él, junto con la madre, se pusieron rectos y no dijeron nada».

Banner 468 x 60 px